Buscar

Cargando...

miércoles, 14 de julio de 2010

NARRACIÓN


  
      Una narración es el relato de unos hechos reales o imaginarios que les suceden a unos personajes en un lugar. Cuando contamos algo que nos ha sucedido o que hemos soñado o cuando contamos un cuento, estamos haciendo una narración. Veamos el siguiente relato:
La otra mañana fui al parque con mi tío. A su lado se sentaron dos señoras muy gordas, con una niña y un chico. La niña se puso a saltar a la comba mirándome; de tanto mirarme, siempre se equivocaba y no podía llegar a aquello de "cuartana, color de manzana...". Una vez dijo muy bajito: -¿Quieres jugar conmigo? Y yo lo oí y dije: -Sí, sí. Jugaremos al molino.   Cogidas las manos, empezamos a dar vueltas... "El molino, lleno de agua, y la rueda, anda que anda, anda que anda...". Hasta que se me fue la cabeza y me tuve que sentar en el suelo, ¡con una angustia en el estómago!... (Elena Fortún "Celia en el mundo")


 Elementos de la narración
Los elementos de una narración son: acción, personajes y ambiente
a) La acción o lo que sucede en el relato, debe estar ordenada en forma progresiva, siguiendo una línea de interés, hasta llegar al desenlace. La estructura de la acción suele dividirse en tres partes: la exposición o incidentes iniciales, donde se van presentando los hechos, los personajes y el ambiente. Sus elementos se pueden precisar de la siguiente manera: “Acontecimiento inicial”. Es el hecho que desencadena la historia y debe ser breve. Por ejemplo, una noche la luna deja de salir. “Reacción” o respuesta que el acontecimiento inicial provoca en algún personaje, normalmente el protagonista. Suele ser extensa. Por ejemplo, un grupo de amigos deciden ir a ver qué le ha pasado a la luna. “Acción o desarrollo de acontecimientos”, son los hechos que viven y realizan los personajes. Constituyen el eje de la trama. Por ejemplo, las aventuras que viven los amigos en el espacio. “Solución”. es el desenlace final de la acción, suele ser breve. Por ejemplo, liberan a la luna y todo vuelve a la normalidad. Estos sucesos pueden estar organizados de acuerdo a un criterio cronológico y causal o se puede romper la secuencia cronológica y causal empezando por el medio o al final, o en forma zigzagueante. La primera forma es una composición lógica y la segunda es libre o artística.
b) Los caracteres o personajes que la realizan los hechos contados en la narración, donde cumplen diferentes oficios. Los personajes son los seres que aparecen en una historia. Pueden ser personas, animales e incluso objetos animados o inanimados. Cuando los personajes son seres inanimados se suelen comportar como si lo fueran y actúan y sienten como seres humanos. Los personajes de una narración tienen una determinada personalidad: pueden ser generosos, avaros, miedosos, malvados, divertidos... Pueden ser igual durante toda la historia o cambiar a lo largo de ella.
Los personajes pueden clasificarse por el orden de su aparición en el relato: principales, cuando las acciones contadas giran a su alrededor y su presencia es indispensable “Doña Bárbara”, “Santos Luzardo”; entre los personajes principales se encuentra el protagonista que es el que más destaca, el que lleva la parte más importante de la acción. En muchos relatos aparece también el antagonista, un personaje negativo, "el malo", que se enfrenta al protagonista. Personajes secundarios, los que comparten las acciones con los principales “el Bachiller Musiquita”, pero en un segundo nivel; los colectivos, forman grupos “el pueblo”; los referenciales, son los nombrados en los episodios pero no están presentes.
c) El ambiente donde se producen los acontecimientos es el marco espacio- temporal que da a lo narrado un fondo de autenticidad. Muchas veces se puede distinguir entre un ambiente físico “una hacienda”, “la casa de la señorita”, y un ambiente psicológico o espiritual, producto de las tensiones presentes en el relato o del ambiente cultural y las costumbres de una zona mencionada en el texto.

El narrador

        El narrador es la persona que cuenta lo que pasa, presenta a los personajes y explica las reacciones de cada uno. Cuando el narrador cuenta los hechos que les suceden a otras personas se expresa en tercera persona y se denomina “narrador omnisciente”. Ej. “El muchacho obedeció cerrando la puerta con suavidad. Luego se acercó a la pared de libros y miró con precaución al otro lado. Allí estaba sentado, en un sillón de orejas de cuero desgastado, un hombre grueso y rechoncho”. (Michel Ende). Si el narrador es también uno de los personajes de la historia y cuenta hechos en los que participa él mismo, se expresará en primera persona; en este caso recibe el nombre de “protagonista”, pero si cuenta en primera persona lo observado, se llamará “narrador testigo”. Ejemplo de narrador en primera persona: “Mi trabajo era múltiple. Vendía accesorios en el mostrador, atendía la caja, cotejaba cada factura con la mercadería correspondiente y en los ratos libres, o en las horas extras, el gerente me llamaba para dictarme cartas que yo tomaba taquigráficamente, Ocho o nueve horas a ese ritmo me dejaban aturdido y fatigado”. (Mario Benedetti).
        En la narrativa contemporánea se observan otras modalidades: el narrador que expone el punto de vista de cada uno de los personajes por medio de un “enfoque narrativo múltiple”, donde se presenta lamisca acción narrada desde diferentes puntos de vista.
Cómo se construye una obra narrativa
      Antes de narrar una historia, hay que planear cómo será el relato y cómo queremos contarlo. Hay que tener en cuenta algunos aspectos: 
  • Definir cuál será la acción que vamos a narrar y decidir qué personajes intervendrán. Hay que elegir unos personajes que tengan una personalidad, una forma de ser y obrar. Hay que pensar bien la relación entre los personajes. Pueden ser compañeros, rivales, muy amigos...
  • Organizar la historia en partes: acontecimiento inicial o planteamiento, reacción - acción o nudo y solución o desenlace. 
  •  Situar la acción en el espacio y en el tiempo. Es importante dar detalles concretos para que la historia parezca real e interesante.
  • Precisar cómo se narrará la historia; cuál será la posición del narrador (primera o tercera persona) y que tiempo verbal predominará en la narración (presente o pasado).
     Al escribir una historia es conveniente intercalar descripciones y diálogos en la narración. Las descripciones permiten contar detalladamente cómo son los personajes, los objetos, el ambiente... Los diálogos permiten conocer a los personajes a través de sus palabras y dan viveza a la narración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si deseas dejar algún comentario para enriquecer estas líneas, gracias¡