Buscar

Cargando...

viernes, 6 de enero de 2012

EL ANTEPROYECTO DE INVESTIGACIÓN (DOCUMENTAL Y CIENTÍFICA)


PRESENTACIÓN

Esta página y otras de índole similar forman parte del libro El informe de Investigación: Educación Media, Diversificada y Profesional y están dirigidas al estudiante que se inicia en la investigación; en este sentido, se desea proporcionar las herramientas necesarias para introducirlo en esta área, a la cual debe aventurarse en el último año de sus estudios de Educación Media. Así pues, que el objetivo primordial corresponde a una vía funcional y práctica para el éxito de esta gestión estudiantil. Se ha procurado ofrecer orientaciones válidas, tanto, en el área de ciencias (método científico), como de humanidades (investigación documental), para las investigaciones sencillas solicitadas en los programas de Educación Media Diversificada y Profesional. Algunas de estas orientaciones son similares para ambas disciplinas del saber, sin embargo, a fin de evitar confusiones, en los momentos en que los estudiantes se inician en este proceso, se ha procurado dar la información en los casos en que exista alguna diferencia en los procesos investigativos.

Investigar es una tarea compleja, por eso es necesario que definas tus metas. Si tu investigación es de corte documental debes elaborar un Plan de Trabajo para que organices tus ideas acerca de lo que pretendes estudiar (Carrera, L. Vázquez, M. Y Díaz, M .E. 2000). Si el trabajo es científico, organizarás un Anteproyecto que constituirá parte definitiva del Informe final; en las siguientes páginas, se te darán las explicaciones necesarias para ambos casos. No dudes en consultar con tu profesor acerca de la organización de tu Plan de Trabajo o de tu Anteproyecto, según corresponda a la investigación que te ocupa.

Si tu trabajo es de índole científica, puedes reunirte en grupo con algunos compañeros y trabajar juntos (3 ó 4 personas); procura presentar tu informe al tutor o profesor para que se puedan detectar las posibles fallas, especialmente en la metodología, a fin de dar su aprobación. En lo que respecta al trabajo documental, probablemente tu profesor elija grupos más pequeños o, incluso te sugiera que trabajes solo, de todos modos, nadie mejor que él para orientarte en esta ocasión.

Tanto el Plan de Trabajo como el Anteproyecto deben ser redactados en futuro y de manera impersonal; debes eliminar el uso de abreviaturas, así como la presencia de redacciones que involucren al “yo” o al “nosotros”. En lo que respecta al aspecto formal, debes tener las siguientes consideraciones: coloca el número de páginas en el margen superior derecho; los márgenes, superior e izquierdo, tendrán 4 cm y los márgenes, inferior y derecho, serán de 3 cm. De la misma forma, sólo debes usar hojas blancas, tamaño carta; escribirás el material a máquina o en computadora, la tinta debe ser negra y a doble espacio, aunque después del título de cada capítulo, se utilizará el triple espaciado.

Aunque existan algunas diferencias en el momento de organizar los datos, las partes de un Plan de Trabajo y de un Anteproyecto son las siguientes:

La Portada. En ella, identificarás el nombre de tu plantel, de los autores, del tutor, el título del trabajo y la fecha de entrega. Puedes tomar en cuenta el siguiente formato:
El Título. Debe ser corto y concreto. Allí debes definir el problema que piensas investigar y debe reflejar, de manera clara, en qué consiste el trabajo. Con el Título Tentativo, debes dar una idea aproximada de lo que piensas hacer. No lo hagas tan largo como para explicar todo lo que pretendes investigar, ni tan corto que no se tenga idea del tema.
El Índice. Señalará la lista de los contenidos más importantes que se desarrollarán en el trabajo, indicando sólo la página en la cual comienza cada uno de ellos. Los títulos no deben ser subrayados y deben ser escritos tal como aparecen en el texto. Este índice también puede colocarse al final.
El Resumen. En los trabajos científicos se recomienda la presentación de una exposición clara y breve sobre el tema a estudiar. Orientará al lector sobre los aspectos más resaltantes del trabajo, especialmente los relacionados con el planteamiento y la justificación del problema, también debes añadir la metodología que piensas seguir. Lo presentarás en una sola hoja y a un solo espacio; puedes fijarte en el siguiente ejemplo:
Planteamiento del tema o formulación del problema. Si tu trabajo es documental, debes redactarlo en forma clara y coherente para que no haya lugar a dudas. Si quieres, puedes presentar el tema con una interrogante; de todos modos, es preferible que hagas una exposición breve, con o sin preguntas explícitas, que muestren las ideas explicativas del tema en cuestión. Si el trabajo es científico, organizarás una Introducción o Cuerpo del Trabajo cuyo contenido podrás separar en capítulos o subtítulos principales: en cualquier caso, debes incluir los siguientes aspectos.
1) Planteamiento y justificación del problema: El problema podría plantearse en forma de pregunta, una vez señalada la motivación fundamental para su investigación. Es conveniente que expliques la relevancia que tu trabajo aportará al conocimiento que ya se tenga acerca de él. Cuando tengas una idea acerca de un tema específico, procura leer para estar informado si ya ha sido planteado con anticipación. Tu lectura siempre será diferente, pero tienes que tomar en cuenta la novedad del nuevo material que quieres investigar o de la visión novedosa que le deseas dar. En los trabajos científicos, como se te indicó anteriormente, este punto se coloca dentro de la introducción. Puedes observar el planteamiento que se te da a continuación:
Es un hecho común que las frutas que no se consumen a tiempo comienzan su proceso de fermentación, a partir de allí el consumo de la fruta es poco o casi ninguno, lo que puede representar a la larga, pérdida económica. Actualmente se está concientizando a las comunidades en cuanto al reciclaje de los desechos de comida, de tal manera que podríamos aprovechar el proceso de la fermentación de la fruta para la obtención de vino, el cual estará determinado por la concentración de azúcar presente en la fruta... ¿Será mayor la obtención de alcohol por fermentación en las frutas con mayor contenido de azúcar?.
2) Objetivos. Debes resumir la intención del trabajo práctico; para ello, utilizarás un verbo en infinitivo que enuncie claramente las metas a lograr a corto plazo. Junto al objetivo general, puedes presentar varios objetivos específicos. En el caso de los trabajos científicos, también este apartado se encuentra dentro de la Introducción, pero en una investigación documental, generalmente se elaboran los objetivos en un apartado diferente. Para redactar los objetivos, tanto general como específicos, debes tener una idea previa y precisa de lo que deseas hacer; por este motivo, la lectura es muy importante; mientras más conozcas acerca del tema en cuestión, más fácil será tu organización de las ideas en el Plan de Trabajo o en el Anteproyecto. No olvides lo que se ha recomendado en las etapas de la investigación: mientras vayas leyendo el material para organizar este trabajo previo, debes ir fichando cada uno de los libros y esto te ayudará en la elaboración de la lista de referencias.
Observa los siguientes objetivos utilizados en trabajos científicos:
• Determinar la cantidad de alcohol obtenida a partir de la fermentación individual de uva y parchita.
• Comparar la cantidad de alcohol obtenida en ambas frutas.
• Determinar el porcentaje de rendimiento en el proceso fermentativo.
En un trabajo documental, como se acostumbra en las investigaciones literarias, un objetivo general podría ser “Reconocer las características de la novela romántica en María de Jorge Isaacs”. A continuación, debes precisar los objetivos específicos; en el caso del ejemplo mencionado, podrían ser, entre otros: “Elaborar un corpus teórico con las características de la novela romántica”, “Investigar la cronología de la novela romántica”, “Analizar el aspecto literario de la novela María para observar el uso del yo romántico”, etc.
3) Revisión bibliográfica. Este aspecto abarca los antecedentes, el marco teórico y el marco referencial. Los antecedentes deben ser apenas los indispensables para situarnos en el problema; es preciso que tomes en cuenta, en esa sección, los aspectos investigados hasta el momento, en relación con tu tema de estudio. Debes indicar la significación de tu trabajo para enriquecer los conocimientos existentes y que no sea una simple repetición de investigaciones anteriores. Cuando expliques la importancia del problema elegido, puedes abrir el apartado de Justificación. De todos modos, los antecedentes y la justificación de un anteproyecto suelen colocarse al comienzo del mismo pues cumplen el mismo papel que en otros casos desempeña la introducción.
Los conceptos pertinentes al tema deberán presentarse en forma redactada dentro del texto. En ningún momento debes confundir el marco conceptual con un glosario. Los diferentes contenidos teóricos podrían presentarse en capítulos, o deberán dividirse, dentro del mismo capítulo, en secciones con el uso de subtítulos sobre los aspectos principales. En el ejemplo al cual se hace referencia, se incluyen los contenidos básicos relacionados con: la fermentación, evolución de las bebidas alcohólicas y características de las frutas a utilizar.
Una vez que hayas planteado los antecedentes y la justificación del trabajo, puedes pasar al aspecto teórico del problema que vas a investigar. En los trabajos documentales, procura hacerlo de un modo breve, aunque no simplemente enunciando una frase o una pregunta, sino explicando sucintamente el sentido del mismo. Los fundamentos teóricos sustentarán el problema, pero no se trata de que elabores un marco teórico completo con todos los detalles necesarios, sino de informar al lector acerca de las bases conceptuales de las que partes, de los autores, teorías o proposiciones generales dentro de las cuales sitúas tu indagación.
En los trabajos científicos, este aporte ya ha sido concluido y situado en la Introducción. Como podrás observar, corresponde al aspecto teórico de tu investigación. La diferencia está en el orden de la colocación y en la profundidad del tema.

Hipótesis. Cuando organices un trabajo científico, incluye la hipótesis en la que supones una o varias soluciones al problema y añade todas las variables: dependientes, independientes y externas o intervinientes. Recuerda, como ya se te ha informado que puedes condicionar el ‘si’ y el ‘entonces’. Fíjate el ejemplo que se te ofrece: “SI las frutas producen alcohol a partir de azúcares, mediante el proceso fermentativo, y las uvas contienen mayor cantidad de carbohidratos que la parchita ENTONCES podrán obtenerse bebidas con mayor grado alcohólico a partir de la uva”. También, puedes plantearlo como una afirmación: “Se obtendrán bebidas con mayor grado alcohólico a partir de la uva, por su mayor contenido de azúcares”. En este caso, la Variable dependiente será: “Cantidad de alcohol obtenido”, la variable independiente: “Concentración de azúcar en la fruta" y las variables externas: “Tipo de fruta, temperatura, tiempo de fermentación”.
Metodología. En los trabajos científicos, la metodología consiste en una descripción detallada de los pasos o tareas que se van a ejecutar, con el fin de obtener resultados y explicar los materiales que se pretende utilizar. Es muy importante que consideres el grupo control, con el fin de saber cuál es el factor responsable de los resultados obtenidos. Ej: “Las fases o etapas de la obtención de vino son: vendimia o cosecha, obtención de mosto azucarado, la fermentación principal y la clarificación. Se prensará la fruta hasta obtener el mosto o jugo. Se añade 1 litro de agua y 500 grs de azúcar; se deja hervir por 10 minutos y al enfriar se agrega una cucharada de levadura comercial. La mezcla se coloca en envases de vidrio a temperatura ambiente y en la oscuridad. El proceso de fermentación se llevará a cabo durante 25 días al cabo de los cuales se filtrará el contenido de los envases y se almacenará a 4 oC”.
Las observaciones se anotarán en el siguiente cuadro comparativo; considerando las características: olor, sabor, contenido de alcohol, tiempo en que culmina el proceso y otras que se detecten durante la ejecución del trabajo.
Hasta ahora, te hemos indicado cómo se organiza la metodología en los trabajos científicos, si se trata de una investigación documental, la metodología consistirá en la forma cómo puedes dividir tu trabajo; por ejemplo, puedes hacer la observación de que el material se organizará en un aspecto teórico que abarcará la historia de la novela romántica, por ejemplo, y un aspecto práctico, que puede consistir en el análisis de la obra seleccionada: María de Jorge Isaacs. A veces, se complementan las ideas indicando los autores cuyas teorías se piensan utilizar en cada una de las partes del trabajo. La redacción de la metodología dará una visión general de cómo deseas organizar tu investigación. Como puedes observar, la metodología normalmente contiene una formulación esquemática del procedimientos general que pienses desarrollar.

Los trabajos documentales presentan, a continuación, dos apartados importantes:

a) El Esquema tentativo que corresponde al Resumen inicial que se presenta en los trabajos científicos. Este índice previo da cuenta de la forma cómo pretendes organizar tu investigación. Con este esquema tentativo, podrás seguir un camino sin salirte del tema propuesto; sin embargo, esto no quiere decir que, en el curso de la investigación, no puedas enriquecer el primer borrador, pero siempre constituirá una guía para tu futuro trabajo.
b) El Cronograma que especificará las actividades y los lapsos tentativos para la ejecución de tu informe. Debes organizar este cronograma con fechas tentativas, que te darán una idea de cuánto tiempo necesitas para la culminación del trabajo definitivo.
Arqueo bibliográfico. Debes colocar la fuente de toda la información que hayas obtenido para realizar tu trabajo. Esta información puede provenir de revistas, libros, periódicos, enciclopedias, diccionarios, comunicación personal, etc. En la parte correspondiente a la redacción del Informe definitivo o Proyecto, se te darán las explicaciones pertinentes a la organización de las fuentes y la elaboración de la lista de referencias. Recuerda que sólo debes colocar la lista de los libros que hayas revisado hasta el momento, también puedes añadir el fichaje de los posibles textos cuya revisión tienes pautada para más adelante. La lista de referencias en este tipo de investigación será una indicación somera del tipo de lecturas ya efectuado, en curso de realización o que se prevé efectuar próximamente.
Para terminar con el aspecto que se refiere al proyecto de investigación, también debes tomar en cuenta que no existe un modelo único, universalmente aceptado, que organice las secciones. Tentativamente se te han indicado las anteriores con una secuencia un tanto lógica; sin embargo cada investigador puede disponer de otro orden, de acuerdo a su trabajo.
La secuencia sugerida en estas páginas es la siguiente:

• Portada
• Título tentativo
• Índice
• Resumen del anteproyecto en los trabajos científicos.
• Importancia y justificación del estudio
• Objetivos: Generales y específicos.
• Marco Teórico. Planteamiento o formulación del problema.
• Antecedentes de la investigación. Hipótesis y variables en los trabajos científicos.
• Metodología. Diseño experimental en los trabajos científicos.
• Esquema tentativo o Plan de Trabajo.
• Cronograma y Bibliografía.
• Arqueo bibliográfico y Lista de Referencias.
Los cambios más frecuentes que se presentan dentro de este orden, están en los “Elementos teóricos”, que pueden estar colocados, a veces, después y no antes de los “Objetivos”; asimismo, pueden situarse también luego del “Planteamiento del problema”, como una forma de explicar o de dar sentido al mismo. En todo caso, la teoría siempre debería ir después de los objetivos. A veces, la justificación puede redactarse junto con el mismo planteamiento del problema, sin transición alguna. En fin, como comprenderás, son diversos los ajustes que se pueden hacer al esquema, según las necesidades específicas de cada investigación.

A veces, los estudiantes se preguntan acerca del tamaño adecuado para un Anteproyecto de Investigación. Es aventurado fijar normas en cuanto al límite físico de páginas, pues existen casos diversos de elaboración (como hemos visto). Una idea concreta, sobre todo para los trabajos documentales que no poseen tablas y gráficos, podría establecerse entre unas diez cuartillas aproximadamente. De todos modos, un Anteproyecto es sólo un esbozo previo a una investigación y sólo debe cumplir una labor de guía, de indicación sumaria, como una especie de armazón que será enriquecida y desarrollado mediante un trabajo posterior. En ningún caso se pretende que sea un esquema rígido, como si fuera una normativa a la que necesariamente nos tenemos que apegar. No se trata, naturalmente, de que escribas un Anteproyecto y luego lo abandones mientras continúas desordenadamente en la búsqueda de datos y de material bibliográfico; pero tampoco puedes caer en el extremo opuesto y, olvidando su carácter necesariamente flexible, pierda la imprescindible libertad de elección tan importante en toda indagación.


FUENTE

El informe de investigación. Educación Media, Diversificada y Profesional. Carrera, B; Carrera, L. y N. Rodríguez. Caracas: FEDUPEL. (2002)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si deseas dejar algún comentario para enriquecer estas líneas, gracias¡