Buscar

Cargando...

miércoles, 13 de febrero de 2013

SOLECISMOS


 
El solecismo es un vicio de dicción que consiste en emplear incorrectamente una expresión o en construir una frase con sintaxis incorrecta; en general, se llama solecismo a toda violación de las normas sintácticas y, según la Real Academia Española, significa falta de sintaxis o error cometido contra las normas de algún idioma.

 Hay tres clases de solecismos o errores de sintaxis: Concordancia, Régimen y Construcción.

SOLECISMO DE CONCORDANCIA

Los solecismos de concordancia afectan al número o al género; casi siempre ocurren cuando los vocablos que han de concordar no son adyacentes, como en “el uso de la historia clínica está dirigida...”, donde el género femenino de historia clínica contamina por proximidad al verbo “dirigir”, que habría de concordar en género con el sujeto masculino “uso”. En las construcciones de tipo impersonal con el verbo “haber” se cometen con frecuencia faltas de concordancia en el número: “ha habido (y no “han habido”) complicaciones”. Al respecto, se pueden observar los siguientes ejemplos.
 Los solecismos de concordancia también se conocen con el nombre de Discordancia o falta de concordancia; en este sentido, se consideran tales los que violan la conformidad que debe existir entre los accidentes gramaticales: género, número y persona. Los siguientes errores de concordancia se deben a que se aplican innecesariamente las reglas relativas a la conformidad de los accidentes gramaticales: 


  
 También se debe tomar en cuenta la concordancia gramatical en las oraciones.


SOLECISMO DE RÉGIMEN O PREPOSICIONALES
 
Los solecismos de régimen o preposicionales se producen al servirse de una preposición distinta de la que exige el complemento, por ejemplo: “paciente ingresado de problemas digestivos...”. Se puede observar la forma cómo la preposición “a” es usada erróneamente con sentido causal en lugar de “por”, como en “sepsis a estafilococos” y “enfermedades a virus”; en este caso de solecismo, se han utilizado las preposiciones en forma incorrecta.
 
A continuación, se pueden observar algunos ejemplos:
 
 
SOLECISMOS DE CONSTRUCCIÓN

Los solecismos de construcción adoptan formas muy diversas; entre ellas, un vicio muy repetido consiste en comenzar una oración con un infinitivo cuya función es subordinante: “Señalar que...”, “Finalmente, comentar que...”; se puede observar la necesidad de un sujeto o, al menos, presentar otro tipo de construcción. Este tipo de solecismo ofrece alteraciones a las normas, usos y funciones de las partes de la oración; por eso, se cometen al redactar o escribir oraciones ya que se alteran las normas, los usos y las funciones de las partes de la oración.

A continuación, algunos ejemplos significativos del desorden en el acomodo de los elementos de un enunciado:
 
 
 



FUENTE

Iscla, A., Benavent, A. (2011). Problemas del lenguaje médico actual. (III) Gramática y estilo. Papeles Médicos. (En línea). Disponible: http://www.sedom.es/3_papeles/11_1/pm-11-1-004.pdf. (Consulta: 08/02/13).
Solecismos. (s.f.). Errores en el uso del lenguaje. (En línea). Disponible: http://cvonline.uaeh.edu.mx/Cursos/BV/L0402/Unidad%202/sem2/Errores_hab_en_el_uso_del_leng/solecismos.html (Consulta: 08/02/13).
Levy, G. (26/05/2011). Gramática: Solecismos. El Blog de Englishcom.com.mx. Inglés, Desarrollo Personal y Profesional, y Otros Temas Relacionados. (En línea). Disponible: http://blog.englishcom.com.mx/ (Consulta: 07/02/13).

 

5 comentarios:

  1. Muchas gracias, Liduvina. Es muy útil y concreta esta explicación. Saludos cordiales.

    Martín Acuña

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la ayuda, me sirvió de mucho.

    ResponderEliminar

Si deseas dejar algún comentario para enriquecer estas líneas, gracias¡