Buscar

Cargando...

sábado, 18 de septiembre de 2010

PONENCIA


Todo profesional participa más o menos activamente en congresos, convenciones y mesas redondas, y algunas veces es director o asesor en la redacción de tesis profesionales. Por este motivo, consideramos que a nuestros alumnos y lectores les será de mucha utilidad que se expongan los lineamientos que se deben seguir para lograr la adecuada estructura y la correcta redacción de este tipo de documento.

La ponencia es un documento en el que el autor presenta un tema concreto que se somete al examen o resolución de una asamblea. En él se establece una verdad como tesis, se concluye un resultado con apoyo en hechos, descubiertos por el autor quien los prueba de manera terminante y, además, sugiere recomendaciones La tesis que propone y que sostiene puede ser totalmente original derivada de su genio, observación e investigación; o bien, puede ser la conclusión particular de comparar, analizar y escudriñar en informes, trabajos relativos, etc. en cualquier caso, la estructura de este documento debe contener:

1. Antecedentes
2. Proposición
3. Confirmación
4. Recomendaciones
5. Conclusiones
1. Antecedentes. En esta primera parte, el exponente señala, en forma concisa, todo cuanto existe sobre el tema en particular y los estudios anterior a la preparación de su trabajo. Dará cuenta de lo que haya podido investigar: informes, obras realizadas, decretos, leyes, etc. A veces, el autor o ponente aprovechará esta parte como una introducción que lleve ágilmente al lector hacia la proposición, o bien, puede aprovecharla para motivar al lector y lograr de él la identificación y el interés hacia la propia ponencia.

2. Proposición. Aquí, el ponente ofrece la investigación, da a conocer su propuesta y la motiva con sus primeros argumentos; de esta forma, prepara el terreno para internarse en la parte más difícil, pero más consistente, de la ponencia: la confirmación.

3. La confirmación. Es la parte en la que el ponente apoya su idea con argumentos sólidos que destruyan cualquier concepto o explicación contraria, o bien, la demuestra con ejemplos reales o hechos tangibles que puedan estar en la conciencia de los participantes de la discusión. Aquí también exhibe los estudios que estén en contra de su proposición; además saca a la luz todo cuanto haya a favor y argumenta con mucha base para demostrar la firmeza de su propuesta.

4. Recomendaciones. Es la parte en la que exponente pide la participación y apoyo de quienes intervienen en la revisión de su propuesta; de esta manera, procurará el respaldo necesario de su auditorio y será aceptado lo que sostiene en su escrito.

5. Conclusiones. Con la argumentación del ponente cierra su discurso y hace un recuento somero de su idea.
Lenguaje y estilo

El lenguaje y el estilo que exige este tipo de trabajo y el de las tesis profesionales, no se alejan de los indicados para la elaboración de los informes; pero conviene decir, una vez más, que el redactor debe huir de los llamados “lugares comunes” de la escritura, para acomodarse con exactitud al pensamiento que pretende expresar.

En este orden de ideas, se puede añadir que una ponencia participa de las características de un trabajo científico, de manera que se tomarán en cuenta algunos supuestos, importantes en que ambos textos podrían coincidir en el logro de su objetivo. El punto de partida para la redacción de un trabajo científico, sea académico o profesional, está en la investigación. La labor investigativa es diversa y abarca un amplio campo de posibilidades que se extiende desde el intercambio de opiniones en un seminario, hasta las pruebas en un laboratorio, pasando por la lectura callada y paciente en una biblioteca. Realizada esta labor primera de acopio, el profesional precisa de unos conocimientos mínimos de la técnica de redacción. Las reglas y consejos prácticos aprendidos en cursos de redacción serán muy útiles en esta etapa de la escritura.

Recomendaciones generales:

• Lo que importa en la exposición de un trabajo científico, que en muchas oportunidades se lleva a diferentes congresos a modo de Ponencia o Paper, es la claridad, la exactitud y la objetividad con que se expone y argumenta el asunto tratado. Para el investigador, el lenguaje es el instrumento mediante el cual enuncia juicios y razonamientos de manera objetiva, sin que se manifieste en él, la parcialidad o la emoción. Cada término debe estar empleado en su significación permanente y justa.
• La ciencia requiere la frase corta, la expresión ajustada y el vocablo preciso.
•No hay un estilo uniforme para la exposición científica. Existe una lengua particular para cada especialización, un lenguaje jurídico, comercial, sociológico, literario, etc. La claridad y la exactitud exigida a la exposición científica descansa en gran parte en el vocabulario técnico o especializado. El lenguaje técnico, bien utilizado, no menoscaba el valor literario.
• El mejor trabajo científico será el que compense la aridez de los datos y observaciones técnicas con la finura de la expresión literaria, sin deformar la verdad.
• Siempre que sea posible, se evitará el empleo del pronombre personal en primera persona. El uso de la tercera persona favorece siempre la objetividad, necesaria en toda exposición científica.
• El trabajo científico no es una obra literaria, ni un libro de divulgación. Es conveniente evitar el tono propio de las obras de ficción o del simple reportaje. Sus cualidades deben ser: claridad, sobriedad y rigor, propias del espíritu científico.
• Se elegirán, con rigor científico, los medios más eficaces de exposición: argumentación y comprobación de la tesis.
Únicamente cuando hayamos logrado clarificar y jerarquizar todo nuestro esfuerzo, podemos pasar a la última fase: estructurar y presentar por escrito toda la labor. Es difícil fijar concretamente unas normas que puedan ser aplicadas a todo tipo de trabajo científico, ya que cada uno exige una consideración matizada y un tratamiento especial que varían, según la materia o evento en que será leída o divulgada. Pero tampoco podemos perdernos en un mosaico de fórmulas y tipos que casi siempre se pueden reducir a una serie de esquemas generales.

La finalidad de una ponencia o artículo científico es comunicar ideas e informaciones de una manera clara, concisa y fidedigna. A través de ellos se logra el intercambio de ideas y conocimientos entre los intelectuales y hombres de ciencia del país. El trabajo investigativo muchas veces se elabora con la finalidad de ser publicado en revistas, periódicos o memorias de los diferentes eventos donde se llevan. En este caso, es conveniente tomar en cuenta el uso de las citas, notas al pie de página, referencias en el texto y la bibliografía. (En todo caso, se recomienda el Manual de la UPEL, porque contiene información básica de cómo elaborar artículos para revistas).


Tomado del texto: La redacción y el arte de la escritura de Liduvina Carrera y Mireya Vásquez.


LIBRERÍAS DONDE SE CONSIGUE


Librería Coliseo 2020 C.A. Marrón a Madrices. Edif. Coliseo Nº 28 Boulevard- Caracas Tel. 0212-5642650

Librería Tucusito C.A. Esquina de Gradillas a San Jacinto PB. Local 6 Caracas Tel. 0212 5423934

Librería Coliseo del Este C.A. Calle Real de Sabana Grande C/3º Calle de Bello Monte. Edif. Coliseo del Este P.B. Boulevard (Frente a Selemar) Caracas Tel 0212 761 2417

Librería Coliseo Chacaíto C.A. Av. Francisco Solano. C.C. Chacaíto Nivel P/B. Local 134 y 135 Pb. Urb Chacaíto. Caracas. Tel 0212 9524692 / 34 / 38

Librería Mundo Escolar C.A. Av. Universidad con Av. Baralt C.C. Center Local 16 P.B. Caracas Tel 0212 4831710

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si deseas dejar algún comentario para enriquecer estas líneas, gracias¡